La hermanda: Dante

He estado sentado durante 20 minutos observando 4 diferentes fotos, de una misma persona, durante 20 minutos las he observado al mismo tiempo repasando cada imagen en mi cabeza, 4 fotos de una persona que amo, ame y tal vez no amare, porque al pasar una y otra vez las fotografías, estoy empezando a olvidarle, porque para empezar las fotografías no son la persona que amo, no son a quien quiero abrasar ni con quien quiero estar, solo son imágenes suspendidas en el tiempo, que no muestran quien en verdad es ahora la persona, y menos mostraran quien en verdad soy.

Recuerdo cuando era un niño solía verme al espejo, la persona más cerca a mí y la menos conocida solía estar en el reflejo del espejo todas y cada una de esas veces, con el tiempo la persona desconocida dejo de aparecer en ese espejo, y al final era yo quien solía estar en ese reflejo, pasaron los años y la vida con ellos, ahora el mundo a traído de vuelta a esa persona extraña al reflejo con la única excepción que ahora solo las personas pueden ver ese reflejo.

¿Quién necesita una máscara, una personalidad u ocultarse ante la sociedad cuando las personas ya lo han hecho por ti?

Recuerda, yo siempre estaré en el anonimato, yo no seré visto, yo no seré escuchado, y sobre todo, yo no seré juzgado,…

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿sueñan los androides con ovejas eléctricas?

Reto de lectura 2016