Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

After Darck

Imagen
Haruki  Murakami After Darck

Hoy por fin termine de leer After Darck camino al colegio, el escritor Haruki Murakami es uno de los escritores más me recomendaron en los últimos meses.

La narrativa empieza lenta, al principio no sabes ninguna razón de ser de los personajes, un pequeño giro de la historia nos empieza a envolver a la oscuridad de este libro. El inframundo del Japón moderno que noche a noche gobierna en las calles, bajo cada sombra, en cada esquita y en todos los centros de servicio 24 horas.

En lo particular siempre he tenido una afinidad por la cultura del sol Naciente. Muchos de los temas, el estilo de vida que nos narraba, no eran algo novedosos para mí pero su perspectiva y su fluidez me llevo en un viaje a través de la oscuridad.

La oscuridad y la luz como dos seres duales, existen en armonía todo el tiempo. El hombre no tiene mucho tiempo que se volvió una creatura de la noche al tener  la seguridad y la sobrevivencia que necesitaba para vivir en ella. Muchos temas son e…

1984

Imagen
"los mejores libros son los que te dicen lo que ya sabes" Uno del libro más importante de este año, uno de las mejores novelas de habla inglesa del siglo XX según la revista Time, el escritor George Owell un reportero de primera mitad del siglo XX nos narra un totalitarismo perfecto, una vida llena de lealtad y respeto al estado pareciera suficiente. Anteriormente había reseñado la rebelión en la granja, un titulo que pareciera fuera dedicado a un público infantil pero queda una excelente introducción para comenzar a leer 1984. "¿Cuánto es dos más dos?" La respuesta más obvia no siempre es la correcta en este mundo al cual nos introduce Owell, la crítica al sistema sociales que pasa al imperialista es evidente en cada una de sus obras, esto es todo lo que podría decir en la superficie de este título. El desarrollo de los personajes es algo tan sorprendente, con el trascurso de la historia uno se adentra en sus vidas, como ellos sobrellevan sus vidas: Llenas de monotonía…